Flexibilidad y autonomía para la edición de tarjetas de estudiante

Badgy - Logo ESPL

La École Supérieure des Pays de Loire (ESPL) en Angers, Francia, cuenta desde hace varios años con la impresora de oficina de tarjetas de plástico Badgy, que le permite crear e imprimir más de 1000 tarjetas de estudiante al año. En 2017, la responsable de la vida escolar Elsa Barrault decide renovar su impresora y compra el modelo Badgy200.

Cada año, la ESPL asiste a cerca de 1000 estudiantes en su camino hacia la obtención de un título de grado superior, una carrera o un máster en administración o en comercio.  El centro forma parte de un grupo de cuatro escuelas e integra el campus universitario de la ciudad de Angers.

 

Impresión de tarjetas de estudiante rápida y flexible

Cada comienzo de curso universitario, Elsa Barrault crea e imprime nuevas tarjetas en unos minutos. Además, durante todo el año, edita:

  • tarjetas extraviadas,
  • tarjetas robadas,
  • tarjetas que deben actualizarse debido a un cambio en el estado del estudiante.

Para ello, Elsa Barrault valora particularmente la flexibilidad que ofrece la impresora Badgy200:

 

«Es una solución práctica y económica, adaptada a nuestras obligaciones, que son la capacidad de reacción y la flexibilidad. También aprecio las posibilidades infinitas de diseño gráfico y de plantillas».

 

La función de base de datos permite ganar tiempo

La solución Badgy200 consta de un software de creación de tarjetas que también posibilita la importación de bases de datos.

¿Cómo funciona?

  1. Creación de la tarjeta en el software.
  2. Configuración de los datos correspondientes a cada estudiante. La actualización es automática.
  3. Impresión de las tarjetas.

 

Todas las tarjetas se crean en unos pocos clics.

«Con la funcionalidad de base de datos se ahorra tiempo. Las tarjetas se hacen rápida y fácilmente», explica Elsa Barrault.

 

Badgy - Student sample cards example - ESPL AngersUn modelo de tarjeta diferente para cada centro educativo

Las tarjetas se imprimen en color a una sola cara o a doble cara, con un diseño gráfico diferente para cada uno de los cuatro establecimientos del grupo. Contienen:

  • el logotipo,
  • la dirección de la escuela,
  • el nombre del director,
  • su firma,
  • el nombre y la foto del estudiante,
  • la fecha de validez. 

 

Antes de optar por la solución Badgy, la ESPL editaba las tarjetas de estudiante en cartón, rellenaba los datos de los estudiantes a mano, pegaba la foto y añadía una solapa de plástico para aumentar su duración.

 

«Ahora, el ahorro de tiempo es considerable», concluye Elsa Barrault.

 

 

Volver a referencias